Psicología de las masas Gustav Le Bon

Ana María García Ríos

Palabras Clave: Psicología de las Masas, Percepción, hipnosis, líder, multitudes, intereses.

Resumen: Las Multitudes son un fenómeno a abordar desde la sociedad industrial, a finales del siglo XIX, desarrollado por Gustav Le Bon, a partir de las aportaciones a la Psicología de las masas es posible pensar en una pérdida de la conciencia en las masas y el ejercicio en el contexto de las multitudes.

Introducción:

El presente trabajo aborda el tema de psicología de las multitudes, donde se hace referencia a un autor que habla de este término, él fue el fundador de esta disciplina y en analizar este fenómeno presentado, esta ciencia nació en Francia donde el autor es de origen francés. A partir de manifestaciones que se empezaban a dar auge en Europa en el siglo XX. Fue el primero en darle vida a este concepto y su nombre es Gustav Le Bon nacido en 1841, Médico, sociólogo y físico aficionado en el campo de la psicología social y es muy reconocido por sus grandes aportaciones sobre las dinámicas sociales y grupales. Durante el tema se tratan aspectos como: características de las multitudes, como son las conductas de los individuos cuando son sometidos o se insertan ellos mismos a una masa, ¿Qué pasa con su personalidad?, características del líder que mueve una multitud, ¿cuáles son los intereses que mueven a las masas?, multitudes criminales, hipnosis de las masas y entre otros aspectos que se irán describiendo durante la marcha. También se hace referencia a otros autores, que tienen ideas similares o en común con Gustav Le Bon, los cuales se mencionan durante el desarrollo de este ensayo.

Las Multitudes

Las características de las multitudes: estas suelen actuar de forma irracional, no pensante, dominantes, destructivas, criminales, desafiantes, sin límites. Son un conjunto de personas que conforme se someten más individuos por las ideas o creencias en común, se convierten en conglomerados en un mismo espacio o lograr expandirse por diversas partes del territorio según sus intereses. Las masas suelen ser de heterogéneas a homogéneas. Sus conductas son desconocidas por lo menos hasta que Gustav Le Bon trato de explicarlas desde el punto de vista psicológico y social. Son almas colectivas que suelen comportarse, pensar y sentir de distinta manera que como cuando están individualmente. Es aquí donde Le Bon menciona que desaparecen las virtudes y la esencia de cada individuo y pasa de lo heterogéneo a lo homogéneo, se convierte de un yo a un, nosotros. Le Bon hace referencia a dos tipos de masas: una efímera y la otra estable.

Desde luego que la primera solo es un grupo que se reúne y sus intereses son pasajeros y la otra es a la inversa, se reúnen indefinidas veces lo cual son más estables y persiguen un fin.  A partir del siglo XIX, surgió en Francia este concepto que desde luego se convirtió para Le Bon en un objeto de estudio, esto fue a partir de que las multitudes empezaron a juntarse y manifestarse en determinados espacios, y donde empezaron a mostrar conductas fuera de las normas, ignorando las leyes y desafiando a las autoridades, causando así, destrucciones a la sociedad. Su captura era casi imposible, no podían aplicar penas ni castigos los jueces, debido a que sobrepasaban por encima de ellas.

¿Cómo es que el comportamiento de un individuo cambia cuando se encuentra dentro de una multitud?

La respuesta no es muy clara, se ve influenciado por su líder y por los intereses de la multitud, deja de ser único, deja de ser un ser pensante, modificando en si su estructura psíquica.

Características de los líderes.

 Las características de los líderes: es que tienen el poder o la fuerza para mover multitudes; primeramente es el don por la palabra que mediante el lenguaje, el dialogo ejercen influencia sobre otra persona, agradando a sus oídos, capaces de someter a muchos individuos, son seductores, exaltados, carismáticos, seguridad de sí mismos, fanáticos, tienen cierto prestigio, credibilidad y coherencia, exageración, interés en las multitudes y superioridad por el valor de la inteligencia.

Los grandes disturbios que preceden el cambio en las civilizaciones, tales como la caída del Imperio Romano o la fundación del Imperio Árabe, a primera vista parecen estar determinados más específicamente por transformaciones políticas, invasión extranjera o el derrocamiento de dinastías. Pero un estudio más atento de estos eventos demuestra que, detrás de estas causas aparentes, la causa real parece ser una profunda modificación de las ideas de los pueblos. Las verdaderas revoluciones históricas no son aquellas que nos sorprenden por su grandiosidad y violencia. Los únicos cambios importantes, de los cuales resulta la renovación de las civilizaciones, afectan ideas, concepciones y creencias. Los eventos memorables de la Historia son los efectos visibles de los invisibles cambios en el pensamiento humano. La razón por la cual estos eventos son tan raros es que no hay nada tan estable en una raza como el fundamento hereditario de sus pensamientos. (Le Bon, 1895:10)

Freud (1912) decía que estar bajo hipnosis o presentar una sesión era un lujo, debido a que describía sus experiencias cuando presencio terapias en la clínica de Bernheim y Liebeault, argumentaba que los pacientes salían curados o por lo menos con menos síntomas que al principio cualquiera que fuese su enfermedad o padecimiento, y sobre todo que la sugestión tenía mucho poder sobre el individuo en cuestión de su sistema nervioso, porque le introducían, sembraban y cultivaban una idea que debía de asumir bajo el proceso de hipnosis, en este estado de hipnotismo constaban de dos aspectos: uno era de la relación afectiva que podía mantener el sujeto con el profesional y la otra era el grado de persuasión o manipulación sugestionadora que este tuviere sobre el sujeto. Freud decía las sesiones con pacientes en hipnosis debían llevarse a cabo en público y no en privado, ya que el sujeto entra en un estado de trance que debe ser visible a espectadores y no solo al hipnotizador. Le Bon (1895) afirmaba que las multitudes actuaban igual como si estuvieran en estado hipnótico y otros autores criticaban su idea diciendo que era un abusivo al hacer estas comparaciones, pero en realidad solo decía la verdad.

En el hospital, en el área de laboratorio observaban microcosmos que mantenían ciertos movimientos y funcionamientos parecidos en comprobación con macrocosmos, más concretamente individuos dentro de una sociedad formada de grandes aglomeraciones. Una vez que un sujeto es sometido dentro de una multitud ya no tiene las mismas capacidades que tenía anteriormente, ya dentro formamos masa y por lo tanto nuestro comportamiento es diferente. Las multitudes no racionalizan, no piensan, pierden ciertas capacidades individuales que los hacen ser personas únicas, pierden el estado de su esencia humana, se despersonalizan, su facilidad de persuasión es intensa, siguen a su líder, aunque esté, este en lo incorrecto, pueden llegar a cometer actos o conductas fuera de las normas, hasta llegar a conductas destructivas, desafiantes, criminales y hasta de no límites. Desafían las autoridades, no les importan nada en absoluto, ignoran las leyes y les pasan por encima, comenten actos impuros, son obedientes a su líder, porque todos quien lograr a consensar una idea común.

Si una idea o creencia de ellos se extingue, buscan otra y en ella encuentran una ilusión nueva, pero con la misma terquedad y aferración. La sociología es una ciencia que estudia los fenómenos colectivos que son producidos por actividades sociales de los seres humanos. Donde se hacen análisis científicos de la estructura y su funcionamiento de la sociedad humana dentro del contexto histórico-cultural.

¿Quién era Gustav Le Bon? Fue un Médico Francés que desarrollo una influyente teoría sobre psicología de las multitudes en el siglo XX. Sociólogo físico, aficionado en el campo de la psicología social. Él es una gran influencia por sus grandes aportaciones sobre la dinámica social y grupal. Fue hostil a la organización universitaria francesa. Fue influenciado por ciertos autores como: Gabiel Tarde, charles Darwin, Herbert Spencer, Charcot, Benedict, y Morel.

“pensar colectivamente es la regla general, pensar individualmente es la excepción”

La psicología de las multitudes nació en Francia y no en Italia o en Alemania, ello se debe a la conjugación entre las oleadas de revoluciones y a las escuelas de hipnosis, entre las escuelas de la comuna de París y la de los hospitales de Nancy o la de Salpetriere. Unas planteaban un problema, y las otras proponían soluciones. Al comparar el Estado colectivo con el estado hipnótico, podría pensarse que Le Bon pasaba de manera abusiva, de las relaciones individuales en las relaciones sociales. De ningún modo. En realidad, la práctica de la hipnosis era una práctica de lujo. Así la describe Freud. (Moscovici, 1985:111)

La Revolución Francesa es el fenómeno que marco a Gustav Le Bon, le hizo ver como las contradicciones daban paso a la participación de las masas en el espacio urbano, y de qué manera la comunicación permitía que se presentaran grandes revueltas sociales, como la Comuna de Paris.

Las ideas de Le Bon son una de las fuerzas intelectuales dominantes de la Tercera República. Son la clave, basta en comprobar la penetración en el mundo político por intermedio de quienes conocen bien las doctrinas y siguen os consejos de su autor. La psicología de las multitudes fue penetrando por otros medios como el militar, todos los ejércitos del mundo la estudiaron. Le Bon preparaba documentos a jefes políticos y militares, en esos documentos reportaba un método de como movilizar a los hombres y reforzar las disciplinas de las tropas. (Le Bon, 1985 :87)  

Dos políticos antes que todos los demás saquearon a Le Bon. Pusieron sus principios en práctica y codificaron su empleo con una minucia extraordinaria, fueron: Hitler y Mussulini. Sus detalles penetraron en Italia por el canal de las publicaciones socialistas revolucionarias y se hace popular. Ahí fueron los orígenes del fascismo.

En Mussolini las ideas de Le Bon entre otros autores más logro construir una expresión y formo sus ideas políticas juveniles y sociales.

 Pero quien más metódicamente siguió a Le Bon con una aplicación bien germánica y llegó al poder después de su muerte fue Adolfo Hitler. Leyó y profundizo sus obras sometiendo a crítica y confrontación con la realidad, le había infundido a Hitler la certidumbre de poseer las verdaderas categorías del pensamiento revolucionario. Le Bon le había aportado el conocimiento de las cualidades necesarias para un contra movimiento revolucionario. Le Bon le había sumistrado los principios de base de cómo debía influir a las masas. Hitler le dio crédito al valor científico de Le Bon. También había almacenado sus doctrinas tanto de Le Bon como de Mc Dougall en la memoria y las adopto lógicamente a las circunstancias de su época. Esto lo confirmaba el terrible Goebbels que era el suministro de propaganda de Hitler y criado. Tomo la teoría y la práctica de las fuentes de su amo y la estudió hasta empaparse, parafrasearlas, y las instala a cuantos le rodean hasta el fin de su vida. Uno de los ayudantes de Goebbels anoto en su diario intimo: “Goebbels cree que nadie, incluido Le Bon, ha comprendido el espíritu de las masas tan bien como él”. Un autor norteamericano manifestó que toda la propaganda nazi ha sido una de las mas eficaces que haya sufrido el mundo. Junto con la teoría política subyacente, (Moscovici, 1932:91).

El historiador norteamericano Mosse, resume bien este juicio: los fascistas y los nacional-socialistas no son sino los últimos cronológicamente hablando que les han dado viva a las teorías de hombres como Le Bon.

Le Bon coloca a las masas en el centro de toda la interpretación posible del mundo contemporáneo. La masa es un hecho y un sabio se esfuerza por comprenderla y se respeta. Robert Park, ha hecho trabajos sobre la masa y el comportamiento colectivo.

Carl Jung y Freud, están de acuerdo y conformes con la cuestión de la psicología de las masas de Le Bon y están de acuerdo en que el individuo en la masa se rebaja a un nivel intelectual más primitivo y emocional. (Le Bon, 1895: 71)

Criticas hacía Le Bon:

1.- calidad mediocre de sus libros: la mayoría están escritos para impresionar al lector y decirle lo que él quiere oír. Le Bon tiene talento para descubrir los fenómenos, pero no para explotarlos, le faltaba genio.  Sus razonamientos son demasiado parciales y sus análisis observatorios muy indigentes.  Apenas tiene profundidad y difícilmente se pueden leer sus juicios terminantes sobre MASA, la revolución y las clases obreras.

2.- Es de orden más sutil, por orígenes sociales Le Bon pertenecía a una tradición más liberal y burguesa y en referencia a estas: Dirigía sus análisis contra la revolución, el socialismo y las flaquezas del sistema parlamentario con un lenguaje crudo, áspero y poco pulido.  Hay muchos problemas planteados por la revolución y el socialismo y eso se debe enfrentar.

3.- Todos los partidos incluidos expertos en comunicación masiva o de publicidad propaganda, aplicaron principios: iban a declarar sus recetas a trucos, pero nadie lo quiere reconocer, porque en este caso aparecieron como los que son elementos de una estrategia de masa, basada en la irracionalidad. Le Bon al asociar lo que todo el mundo quiere disociar, perturbar.

La importancia de los elementos irracionales de la política siempre puede ir asociada a Le Bon. (Schumpeter, economista alemán.

4.- su influencia en la política, origen de Francia, son ideologías y practicas pasaron a fascistas, las ha aplicado sistemáticamente para conquistar el poder. Se ignora a Le Bon porque creían que era un fascista. Hay libros que han expresado ideas análogas a las suyas como Freud y Max Weber.

Ha tenido el triste honor de ser leído por Hitler y Mussolini. En su opinión decía que toda dictadura responde a una situación de crisis y deben desaparecer ambas. Prefería los tratamientos de la democracia a severidad de la dictadura, decía en sus escritos.  Le Bon y Freud hablando de multitudes sin establecer diferencia entre fines políticos de los grupos implícitos. (Moscovici, 1985:92).

Las masas aparecieron en varios lugares de Europa. A partir de este hecho surgió la pregunta ¿Qué son las multitudes?, se dieron tres posibles respuestas universales y superficiales.

1.-  Un individuo es como un pequeño átomo  entre una multitud hormiguéante y múltiple, del cual se siente atraído y se funden está inmersa masa con una intensidad gozante. Hombres y mujeres sin identidad reconocida, sobre el tejido social de masa. La multitud representa entonces un estímulo de elementos sociales desintegrados de los desechos humanos fuera de la sociedad. Sociedad es orden Y la multitud es un desorden es aquí donde se encuentra una ruptura del comportamiento normal y se vuelve colectivo más que el social.

2.- Las multitudes son locas generación en generación, los movimientos túmulos son de las masas cambian de idea como de camisa y se transforma la historia sería en carnaval grotesco y en carnicería sangrienta según las circunstancias, si su creencia se extingue, se aferran a otra y prosiguen la nueva ilusión con la misma terquedad, haciendo los mismos sacrificios y cometiendo los mismos crímenes, el carácter está fuera de lo común, delirante y patológico.

Claudal: el orden es el placer de la razón, pero el desorden es el delirio de la imaginación. (Moscovici, 1985:98).

3.- Multitudes criminales: resistencia a las autoridades, desprecian las leyes. Hombres iracundos atacan, hieren, y destruyen todo, encarnan violencia sin motivo aparente. Al final del siglo XX las multitudes se empiezan a multiplicar. Sus actos empiezan a alarmar a las autoridades y es ahí donde ya se empieza a hablar de multitudes criminales colectivos que amenazan a la seguridad del estado y la tranquilidad de los ciudadanos, los juristas se desconciertan y se vuelven arbitraria toda la ley que se les quiera aplicar, ya que hay imposibilidad de capturarlos y de infringirles una pena o hacerlos responsables.

Según Figure Lombroso: las multitudes se componen de individuos con tendencias delincuentes y siguen a otros individuos. Crean una doctrina jurídica con el fin de penalizar actos colectivos contrarios a la ley. El italiano Sighde da un sentido más técnico al termino multitudes criminales: para el son todos los movimientos sociales, grupos políticos de los anarquistas a los socialistas, obreros en huelga, grupos numerosos de las calles, etc. (Moscovici, 1985:100)

El anonimato en las masas, permite que los individuos actúen, sin que se presente un sentido de responsabilidad en los actos, de esta manera es posible que se hable de un conjunto de intereses por encima del individuo que lo condiciona al actuar en colectividad.

Los conglomerados (multitudes),: se consideran residuos, enfermedades de orden social existente. No hay realidad, ni intereses por si mismos. Sus características principales: fusión de individuos en 1 espíritu y sentimiento en común donde se esfuman las personalidades y disminuyen capacidades intelectuales. (Moscovici, 1985:101)

Al “esfumarse” la personalidad, se condena al individuo a operar en una dirección que no controla y que lo lleva en este sentido hacia un sólo destino, que va condicionado dentro de los elementos generales de una agenda que no está en sus manos, en donde no se tiene racionalidad, ni la capacidad de observación objetiva de los acontecimientos.

La masa arrastra a su dirección a cualquiera que sea la clase social o el nivel socioeconómico, cultura o educación. La calidad mental de los individuos que se compone de una multitud, escribe Le Bon, no contradice este principio, desde el momento en que el ignorante y sabio están en multitud se vuelven igualmente incapaz de observación. (Moscovici, 1985:108)

El mundo ha sido dirigido por pequeños conglomerados que intervienen en las multitudes, y en no pocas ocasiones, tras promover ideales que se asumen en las masas, estas actúan de forma irracional, generando grandes transformaciones, que nuevamente queda en manos de pequeños grupos, es un ciclo de calma y revuelta.

Las multitudes todo el mundo usted, yo, cada uno de nosotros. En cuanto están juntos los hombres sin distinción, por masa. Multitudes criminales son violentas y anárquicas, indudablemente se dejan llevar con facilidad de una furia destructora. Al mismo tiempo todos saquean, demuelen, linchan, entre entregan actos que ningún individuo se atrevería a cometer.                (…) Le Bon puso no se priva del imputado es un papel eminentemente negativo en la historia “la civilización ha sido creadas y guiadas hasta ahora con una pequeña aristocracia, jamás por multitudes”. Éstas últimas no tiene poder si no para destruir. Su desinterés no tiene límites, cuando se les pone un ideal, cuando se excitan sus creencias. Hace esto hace posible en ellos un gran desarrollo de altruismo, calidad que la razón debilita furiosamente y se construye una virtud social muy útil. (Moscovici, 1985:103)

La presencia de la multitud y sus “castigos”, es propia de mentes que se encuentran fuera del razonamiento, que en todo momento da cuenta de una justicia lograda por el conglomerado, sin mediar la legalidad en sus actos, por el contrario, se piensa que se actúa por encima de los tiempos de las leyes de una forma rápida, sin considerar los aspectos que trastocan a la legalidad.

La gente reunida en multitud, esos individuos sienten, razonan y reaccionan en un plano mental distinto. Indudablemente, sus razonamientos y su reacción contradicen lo de un hombre aislado, pero esta oposición no significa una anomalía. La aglomeración revolucionaria no es inconsciente y no se juzga culpable: por el contrario, está convencida de que castiga con justicia y oportunamente. (Moscovici, 1985:104)

El nacimiento del poder de las multitudes, afirma Le Bon se debe en primer lugar a la propagación de ciertas ideas lentamente implantadas en el espíritu, y después por la sucesión gradual de los individuos que trae consigo la realización de las concepciones hasta entonces teorías. La psicología de las multitudes muestra hasta qué punto las leyes y las instrucciones ejercen poca acción sobre su naturaleza impulsiva y cual incapaces son de tener opiniones, cualquiera que sea, fuera de las que les han sido sugeridas.

Las multitudes no son ni criminales, ni histéricas, por lo tanto, patologías en la psicología de los individuos, es preciso entonces para estudiarlas crear una nueva ciencia, una especie diferente de psicología. A las multitudes de las que tanto se comienza hablar, escribe Le Bon, las conocemos muy poco. Los psicólogos profesionales por haber vivido lejos de ellas, las han ignorado siempre, y sólo se le ha dedicado a su atención desde el punto de vista de los crímenes que pueden cometer. (…) Las multitudes no son ni dementes, ni criminales por esencia. No queda más que la solución política. El único objeto que se le debe asignar esta ciencia es el de descubrir un método de gobierno conforme la psicología de las masas. Tal es la ambición que alimenta a Le Bon, en cuanto a la nueva ciencia: proporcionar una solución y un método al problema de gobierno de las sociedades de las masas. (Moscovici, 1985:108)

Las multitudes parecen ser llevadas por la corriente de un sueño, tal estado es una condición que permite que las masas sean sometidas a una unidad colectiva mental, provocando éxtasis y una excitación hacia determinada situación, estar bajo este estado es tan penetrante que los filósofos, y políticos de todos los pueblos, en todas las épocas, han vuelto a ella sin cesar.

Le Bon, al reflexionar en ellas ha sido conducido a una segunda intuición o descubrimiento, cuyo efecto sobre la ciencia política se revela considerable. Estima que las modificaciones psíquicas de un individuo incorporado a un grupo son de todo análogas a las que sufre la hipnosis. Los estados colectivos son análogos a los estados y hipnóticos.  En el mismo momento en que Le Bon se interesa en las multitudes, la hipnosis, con Liebeault, Bernheim y Charcot; hace una entrada estruendosa en el mundo dela medicina. (Moscovici, 1985:110)

La idea de la hipnosis en las masas, es un instrumento que ha desarrollado Gustav Le Bon para explicar el conjunto de fenómenos en los que se involucra la masa, en gran medida desarrollada por la autogestión de los individuos o por instrumentos de sugestión envueltos en instrumentos determinados de compromisos sociales precisos ya elaborados en a partir de la propia hipnosis colectiva.

Bernheim y Liebeault tenían una clínica donde Freud se reunía con ellos para presenciar sesiones de sus pacientes y hacer observaciones, en referencia a esto Freud reprocha lo siguiente: esta práctica debe llevarse a cabo de manera colectiva y que se desarrolla en público, impidiendo toda relación privada de individuo a individuo. Los fenómenos observados del microcosmos del hospital, funcionando como un laboratorio, representaban los fenómenos comprobados en el macrocosmos de la sociedad. Tales analogías son corrientes en la ciencia y su valor depende de su fecundidad. Preciso detenerse un poco sobre esto fenómenos y examinar cómo se producen así comprenderemos a la vez el carácter espectacular que en ellos se han dado. La naturaleza de la hipnosis, la manera en que la sugestión actúa sobre el sistema nervioso siguen siendo mal conocidas. (…) Toda sesión de hipnosis comporta dos aspectos: uno la relación afectiva y el otro la manipulación psíquica.  Los autores Binet y Fere escriben en una obra científica:  Qué la sugestión puede crearlo todo.  En esta comparabilidad de un individuo bajo el estado de trance en hipnosis existe una analogía posible con la relación directa que se establece entre el conductor de masas y cada miembro de una multitud; el dominio ejercido es del todo comparable. (Moscovici, 1985:112)

Se producía una metamorfosis regular de una noción general en una percepción inmediata, el paso de un pensamiento por conceptos a un pensamiento por imágenes. La memoria de una persona dormida es muy rica y extensa, mucho más rica y extensa que la misma persona en un estado vigilia.  La hipnosis es provocada por la sugestión verbal de una idea por una vía y enteramente psíquica y que su éxito no depende de ninguna otra cosa. Los fenómenos observados en estado de hipnosis resultan de una predisposición mental que todos poseemos, en algún grado, a hacer sugestionados.

La sugestión habilidad existe en estado de vigilia, pero no nos damos cuenta de ello, ya que se encuentra el neutralizador por la crítica y la razón. El estado de sueño provocado se manifiesta libremente: La imaginación reina como dueña y señora, y las impresiones que llegan al sensorio son aceptadas sin control y transformadas por el cerebro en actos, sensaciones, movimientos, e imágenes.  Para la psicología de las multitudes, la hipnosis es el modelo principal de los actos y de las acciones sociales. El conductor de masas y centro a partir del cual se programa una primera onda. Después se relevan otras ondas concéntricas, que difunden cada vez más lejos la misma idea, como un temblor de tierra. Tiene como nervio la sugestión y debe aplicar sus reglas y quiero tener los resultados perseguidos. (Moscovici, 1985:120)

 Le Bon preconiza la utilización de los métodos de teatro en el mundo político. Ven ellos incluso un modelo de las relaciones sociales, dramatizadas naturalmente y un lugar de observación de dichas relaciones. Le Bon al descubrirlo propone: mundo político un arquetipo y un método.

Conclusiones

Le Bon esbozo la primera versión de un sistema de psicología de las multitudes, el cuál comportan varias ideas, donde brevemente hago referencia a los siguientes como hallazgos que Le Bon obtuvo durante sus estudios científicos y hasta donde él pudo abarcar y abordar estos temas. Definiendo seis aspectos centrales de la Psicología de las Masas:

1.-  Una multitud psicológica es un conjunto de individuos que tienen una unidad mental, y no un conglomerado de individuos reunidos en el mismo espacio.

2.- El individuo como la masa actúa primero de manera consciente y la segunda inconscientemente. Porque la conciencia es individual y el inconsciente colectivo.

3.- Las multitudes son conservadoras, a pesar de sus manifestaciones revolucionarias, para ellas el pasado es finitamente más poderoso que el presente.

4.- Las masas cualquiera que sea su cultura, clase social, su doctrina, categoría, necesitan someterse a un conductor. Este seduce a la masa por su prestigio y por tener habilidades de hipnotizador.

5.- La propaganda tiene una base irracional, las creencias colectivas, y un instrumento, la sugestión de cerca o a distancia. La mayoría de nuestros actos derivan de las creencias. La inteligencia critica, la falta de convicción, y de pasión, son los dos obstáculos para la acción. La sugestión puede superarlos, y es por ellos que las propagandas que se dirige a la masa debe emplear un lenguaje de alegorías, activo y gráfico, de fórmulas simples e imperativas.

6.- La política tiene por objeto gobernar las masas, ya sea un partido, una clase o una nación. Debe apoyarse en una idea soberana, de revolución patria, incluso una idea fija que se implanta y se cultiva en la mente de cada hombre masa, hasta sugestionarlo. Después se transforma en imágenes y en actos colectivos.

La psicología de las multitudes pretende ser ante todo la ciencia de éstos fenómenos encontrados, y no de la sociedad ni de la historia.  Hasta la época en donde Gustav Le Bon abordo, hizo sus estudios de los fenómenos presentados en distintos espacios, haciendo análisis científicos de las estructuras y funcionamientos de las conductas humanas sometidas a multitudes como revoluciones, grupos obreros, la misma sociedad inmersa, la política, independientemente de la clase social, del estudio, la cultura nivel socioeconómico, entre otras cosas, en contextos históricos-culturales. Con la finalidad de explicar, describir y dejar en claro dichos fenómenos presentados en las sociedades.

Bibliografía.

Moscovici, S. (1985) LA ERA DE LAS MULTITUDES. Un traslado histórico de psicología de las masas, FCE, México.

Le Bon, Gustav (1895) La Psicologia de la Masas

Freud, Sigmund (1912) Psicologia de las Masas y el Análisis del Yo

https://clea.edu.mx/biblioteca/Psicologia-de-las-masas-y-analisis-del-yo.pdf

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s