Entre la transparencia y la desconfianza

Para finales de 2018 México era considerado uno de los países más corruptos del mundo, con un vergonzoso primer lugar entre las naciones de OCDE, según la organización transparencia Internacional. En el mundo se tiene la imagen de que los mexicanos somos corruptos y aunque no somos los únicos en esta condición, ha sido consuelo de cínicos justificar que hay países en peor situación que la nuestra.

Lo cierto es que este fenómeno es una realidad que se vive aún habiendo iniciado la cuarta transformación y declarado el fin del neoliberalismo en México. Hablar de corrupción en nuestro país es hablar también de su historia, a propósito de disculpas internacionales, llega con los españoles en la época de la colonia.

El acto de corrupción más antiguo que se conoce jurídicamente es el de soborno, que surge precisamente como un efecto causado esencialmente por la desigualdad y la injusticia social. A nuestros días el soborno sigue siendo el más conocido, el más evidente y el que más se practica por la mayoría de las personas, por lo menos alguna vez en sus vidas.

Sin embargo a lo largo de la historia distintas formas de corrupción fueron apareciendo en las diferentes etapas de la vida política, social y económica de México, a la fecha se catalogan 10 tipos de actos de corrupción, considerando primero el soborno como una acción que parte de los ciudadanos hacia las autoridades, en segundo se anota el desvío de recursos públicos para beneficiar a particulares, el tercero es el abuso de funciones en donde las autoridades no respetan la ley y violentan el estado de derecho, el cuarto es la colusión entre autoridades, servidores públicos y particulares para sacar ganancia del gasto público, y el quinto la colusión para cometer actos de corrupción, luego le continúan el tráfico de influencia, enriquecimiento oculto, obstrucción de la justicia, uso ilegal de información falsa o confidencial y nepotismo. Toda esta variedad de actos de corrupción llegaron a cometerse sin respetar jerarquías ni órdenes de gobierno, de esta manera la corrupción penetró hasta lo más profundo del sistema político y gubernamental del país.

Como sociedad hemos padecido el crecimiento de los niveles de corrupción y con ello la sentencia de una condición permanente de subdesarrollo, que ha sufrido el paulatino deterioro de sus instituciones públicas y con ello la disminución de la calidad de todos los servicios públicos, en los que destacan los de salud, educación y seguridad, ámbitos fundamentales para el bienestar y desarrollo social; además de atentar contra los incipientes avances de nuestra democracia, la impartición de la justicia y el respeto a los derechos humanos. El daño ha sido enorme e incalculable.

Sin embargo, a pesar de que el presidente López Obrador ha manifestado un firme compromiso de acabar con la corrupción en su gobierno, en las entidades de la república esta lucha parece no tener el mismo nivel de compromiso. Según la investigación realizada por la organización México Social, la población percibe en general que las instituciones públicas están plagadas de corrupción, malas prácticas y baja calidad de atención a la ciudadanía, entre los resultados presentados, Sinaloa ocupa el lugar 15 de los estados con mayor índice de corrupción y menor calidad de gobierno. En nuestra entidad la falta de transparencia es la primera señal para desconfiar y suponer que la corrupción sigue viva en la gran mayoría de las instituciones del gobierno estatal y municipales, incluyendo a la Auditoría Superior del Estado.

Por otra parte, el día de ayer se aprobó una reforma constitucional que elimina el fuero y permite juzgar al presidente y diputados de corrupción. Una medida que a la luz de la opinión pública es acertada para combatir la corrupción gubernamental, pero a la vez desampara en alguna medida la división y soberanía de los poderes, otro tema, sin duda importante que queda pendiente para su análisis.

Hasta aquí mi opinión, los espero en este espacio el próximo martes.

vraldapa@gmail.com

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s