Ciudades post-pandemia

La ciudad es una de las organizaciones humanas más antiguas, las primeras que aparecieron en Mesopotamia a lo largo de los ríos Tigris y Éufrates datan de entre cinco mil y siete mil años atrás y ostentaban varias similitudes con las grandes ciudades de la actualidad, como el ser asentamientos permanentes, cuyos habitantes se dedicaban principalmente a actividades como el comercio y la provisión de alimentos.

La ciudad es ante todo el espacio público, el espacio público es la ciudad. Jordi Borja dice que el espacio público expresa la democracia en su dimensión territorial. Es el espacio de uso colectivo, es el ámbito en el que los ciudadanos pueden (o debieran) sentirse como tales, libres e iguales. Es donde la sociedad se escenifica, se representa a sí misma, se muestra como una colectividad que convive, que muestra su diversidad y sus contradicciones y expresa sus demandas y sus conflictos. Es donde se construye la memoria colectiva y se manifiestan las identidades múltiples y las fusiones en proceso.

La pandemia causada por el covid-19 ha traído una serie de cambios inevitables para la humanidad post-moderna, y con ello, para las ciudades que habitamos. Aún no sabemos las causas reales que han provocado toda esta situación de emergencia sanitaria y sinceramente pasará el tiempo para que logremos descifrarlo.  Lo que es una realidad ineludible es que el confinamiento se impuso como una agenda global y estamos siendo testigos de una época de transición en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Hablar de enseñanzas y lecciones puede ser difícil cuando ha habido mucho dolor y pérdidas de vidas humanas, las cuales se calculan en estos momentos alrededor de 11 millones de contagiados y más de medio millón de muertos en el mundo. Y como en todo desastre, los principales afectados son los sectores socioeconómicamente más vulnerables, pero el virus nos ha recordado que como humanos todos somos vulnerables, lo cual nos ha obligado a hacer una pausa a voltear a ver lo realmente trascendental.

La enseñanza apunta a que nos volvamos más empáticos, que entendamos que todos estamos conectados, y por consecuencia todo lo que hagamos o dejemos de hacer puede afectar al otro. Hay que revalorizar ciertos tipos de trabajo en una sociedad de consumo donde todo es desechable. Aprender a trabajar en casa, comprar lo necesario, alimentarnos sanamente,  consumir local y estrechar lazos solidarios.

Hemos redescubierto la gran dependencia que tenemos hacia el campo, y por ende, el profundo respeto que le merecemos al cuidado y la conservación del medio ambiente. Eficiencia energética, ahorro de agua, movilidad sostenible, reducción de residuos y reciclaje, consumo responsable, conocimiento y protección de la biodiversidad, son algunas enseñanzas que debemos ir inculcando en las nuevas generaciones para que tengan la capacidad de enfrentarse al mayor reto que tendremos después de la pandemia, el cambio climático.

En estos momentos debemos colocar a la ciudad en el centro del debate político y social en el mundo post-pandemia, ya que es una oportunidad para hacer que la ciudad merezca vivirse y que aumente la calidad de vida de los ciudadanos. Hay que cuestionar la ciudadanía a nivel individual y colectivo, la manera en cómo cohabitamos con los demás, en cómo vivimos nuestro espacio privado y sobre todo el espacio público. Es un punto de quiebre para repensar el paradigma de las ciudades, porque es un hecho impostergable que necesitamos ciudades más habitables, sostenibles y resilientes.

A partir del confinamiento ha habido oportunidad de establecer ciertas políticas urbanas importantes que vienen a modificar la manera en que conocemos las ciudades. Tras ver reducidos sus niveles de contaminación del aire hasta en un 75%, diversas ciudades en el mundo han anunciado que peatonalizarán buena parte de sus calles, habilitando nuevos kilómetros de carriles de bicicleta y ampliando su red de transporte público, donde todo apunta hacia una movilidad más limpia y segura que contribuya a mantener limpio el aire, serenar el tránsito y devolver la ciudad a los peatones.

En París, la alcaldesa Anne Hidalgo ha luchado por su principal propuesta de “la ciudad de 15 minutos”, es decir, una ciudad multicéntrica en la que puedas trabajar, vivir, estudiar, abastecerte, cuidarte y disfrutar dentro de un radio determinado al que puedas acceder caminando o en bicicleta. Estas acciones implican reducir drásticamente el espacio de estacionamiento, y con ello, ir hacia la erradicación definitiva de los vehículos motorizados dentro de una amplia zona de la ciudad, y en su lugar ese espacio ser aprovechado  para zonas verdes, huertos urbanos y parques para los niños, los adultos mayores y personas con discapacidad.

Una mayor cantidad de espacios verdes motivan a los vecinos a salir de sus casas y propician un estilo de vida más activo, lo que redundaría en una reducción de los problemas de obesidad, hipertensión, diabetes y riesgos cardíacos. Esto aliviaría mucho la red de salud pública, más allá de la pandemia. De la misma manera es importante el fortalecimiento de la comunidad, ya que la convivencia social es clave para la lucha contra la soledad y el aislamiento.

La calidad y diversidad del espacio público contribuye en la calidad habitable de las ciudades. Si la mayoría de las poblaciones en las ciudades no cuentan con espacios suficientes y confortables en sus viviendas, es importante al menos que dispongan del espacio público como extensión de su vida personal y comunitaria.

Los gobiernos de las ciudades tienen la obligación política y social de construir conjuntamente con la sociedad espacio público de calidad como parques, bibliotecas, centros culturales, deportivos y comunitarios. Las condiciones de peatonalidad y mejores sistemas de transporte público, privilegiando el uso de la bicicleta, deben ser también tomadas en cuenta, pero sin dejar de hacer énfasis que todo se vuelve utópico si antes no se mejoran las condiciones económicas y de representación política, pero sobre todo, el acceso a la cultura y a una educación de calidad que fomente el pensamiento crítico.

En México, el gobierno federal a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) con el acompañamiento de un grupo de organizaciones, asociaciones, consultores, investigadores y activistas elaboraron un plan de movilidad para una nueva normalidad titulado “Estrategia 4S”, el cual es una respuesta integral ante las necesidades de movilidad de personas y mercancías, para reactivar la economía de una forma saludable, segura, sustentable y solidaria.

Dicha estrategia bajará a los gobiernos estatales y a su vez a los municipios para su puesta en marcha. En Culiacán recientemente el Ayuntamiento convirtió algunas calles del primer cuadro de la ciudad en peatonales, lo cual desató la molestia de un grupo de comerciantes quienes argumentan que serán afectados en sus ventas. Dichas acciones aparentemente sin sentido por parte del gobierno, tienen un profundo significado de reivindicación social.

No nos queda más que tratar de comprender que la nueva normalidad nos llevará a dinámicas urbanas distintas a las acostumbradas. El tele trabajo (home office) y el comercio electrónico (e-ecommerce) han tenido un gran impacto en la reducción de la movilidad, y en consecuencia, en la reorganización de las ciudades. Servicios que históricamente se ofrecían en los núcleos céntricos inevitablemente sufrirán un declive y darán lugar a nuevas iniciativas donde la redistribución de los servicios, tales como restaurantes, comercios y oficinas de trabajo tendrán que contar con mayores criterios de proximidad para el ciudadano, y así dar lugar poco a poco a un nuevo prototipo de ciudad, la ciudad de las distancias cortas. Porque nada permanece, todo cambia, todo evoluciona y las ciudades también.

Un comentario

  1. Se acuerdo con la situación que estamos viviendo, tendremos que ir adaptándonos a esta nueva realidad buscando nuevas formas de vida, acercarnos más a la naturaleza, a lo sustentable ya sea en la ciudad o el campo. Me gusta el articulo, muy actual o estos tiempos. Mus felicitaciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s