Todos los caminos llevan a la sucesión

Se especulaba que con la reciente visita a Sinaloa por parte del Presidente de la República el escenario político local rumbo a la sucesión gubernamental del próximo año se iba a mover drásticamente. Sin embargo, el Presidente fue cauto en su mensaje y en su trato, sin deferencia alguna para nadie más que para el Gobernador del Estado, la que ya ha hecho costumbre en cada de sus visitas. Y es en referencia a esta aparente cordial relación entre el Presidente y el Gobernador de donde se pueden comenzar a construir escenarios de lo que se avecina.

La importancia de mantener la mayoría en el Congreso Federal para el proyecto de la 4T es mayúscula, porque solo así podrán dar seguimiento y cumplimiento a muchos de los compromisos de campaña. El perder el Congreso representaría para el Presidente un freno a muchas leyes y políticas públicas para poder afianzar un proyecto político de largo plazo.

No hay duda que el Gobernador ha logrado construir y mantener una fuerza propia dentro de Sinaloa más allá de los partidos políticos. Sin embargo, Morena puntea como el partido con mayor preferencia hacia las elecciones de 2021 y en un segundo y no muy lejano lugar se mantiene el PRI. Morena como partido a nivel local se ve desdibujado a pesar de ser el partido en el poder federal. Varios de los perfiles que llegaron a las alcaldías y a las diputaciones locales y federales por las siglas de Morena o de sus partidos aliados como el PT o el PES, carecen de experiencia y de buena fama. Varios ya han abandonado el barco abiertamente, se han declarado independientes y hasta no han ocultado su afinidad con el Gobernador y sus intereses.

Existe una especie de vacío de poder, que tal vez sea intencional, pero lo que es una realidad es que no se siente un liderazgo fuerte a nivel estatal que esté poniendo orden entre todos los grupos y administrando los conflictos, sino más bien se ve un partido desarticulado, con muchas tribus. Es muy probable que a ello responda la reciente visita del Presidente Nacional Interino de Morena a Culiacán, que más que darle el visto bueno a algún candidato, vino a dar un mensaje de unidad y a calmar suspirantes.

Por lo pronto, cada día se ve más cerca la fecha de la elección que será el 6 de junio del 2021 y los jaloneos políticos, las confrontaciones y negociaciones se tornan más cotidianas y ríspidas. Sin dejar de considerar que hay factores nacionales y hasta internacionales que influirán en la elección del candidato o candidata, son principalmente las pequeñas batallas en lo local las que empiezan a esbozar el camino hacia la sucesión de la silla grande del próximo año.

1. La aprobación de las cuentas públicas. El mes pasado en el Congreso del Estado hubo confrontación entre las fracciones de Morena y el PRI, que junto a los demás partidos y con la fuerza que da tener el Gobierno del Estado de su lado, lograron jalar a algunos diputados que llegaron a la curul con la ola de la 4T, lo cual no es la primera vez que ocurre. El objetivo fue no aprobar el dictamen de la Comisión de Fiscalización que proponía rechazar la aprobación por parte de la Auditoría Superior del Estado de cuentas públicas de siete secretarías del gobierno estatal correspondientes al ejercicio fiscal del 2018. Estos jaloneos que se dieron a finales de julio se pudieran interpretar como un primer round rumbo a la sucesión.

2. La elección de la dirigencia del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado (STASE). Se aproxima el día para la renovación de la dirigencia del STASE, quienes representarán a más de 8 mil trabajadores en el Gobierno del Estado de Sinaloa durante un periodo de tres años, a partir de mayo del 2021. El tema del covid-19 ha aplazado la elección para el 19, 20 y 21 de agosto. La confrontación que se dará entre los candidatos de todas las planillas tendrá en mayor o menor medida la influencia de los grupos políticos locales. Sin dejar de considerar el papel protagónico que la Confederación Autónoma de Trabajadores de México (CATEM) buscará tener en el proceso.

3. Los cacicazgos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). La reforma laboral de la 4T trajo consigo demandas históricas como lo son el derecho de libertad sindical, el voto universal y la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje para dar paso a los tribunales del Poder Judicial de la Federación. Con estas medidas se busca que los Gobernadores y los caciques sindicales pierdan el control corporativo de los sindicatos. La sección 27 aglutina a los maestros federales y cuenta aproximadamente con 50 mil afiliados activos y 14,300 pensionados. La sección 53 es la de los maestros estatales y se estima que reúne a 15 mil profesores activos y 10 mil jubilados. Se rumora que las elecciones para ambas dirigencias pudiera darse en enero del próximo año. Estamos hablando que ambas secciones reúnen casi 90 mil maestros. De ese tamaño es la ambición de control de las dirigencias de dichas secciones magisteriales por parte de los grupos políticos que ya se están disputando el poder.

4. La creación de nuevos partidos políticos. El 31 de agosto es la fecha límite para la aprobación de los nuevos partidos políticos. Son varios quienes quieren lograr el requisito pero se rumora que no todos cumplen con los requisitos y quienes tienen más posibilidades son Redes Sociales Progresistas, México Libre y Fuerza Social por México. La aprobación o rechazo de nuevos partidos políticos será un factor importante para el acomodo y negociación de las fuerzas políticas rumbo al 2021.

5. La posible desaparición de los módulos de riego. Existen 43 módulos de riego a lo largo y ancho del estado, los cuales están concesionados a particulares. La nueva Ley de Aguas Nacionales pretende que el manejo total quede en manos de la CONAGUA. Al ser Sinaloa un estado eminentemente agrícola, la importancia que tiene el control de las aguas adquiere una dimensión política y territorial. Dicho control está en manos de particulares y el modo en que se mueven las dirigencias de los módulos de riego tiene su impacto en lo político. Si el gobierno federal recupera el manejo total de las concesiones, será un golpe letal para los cacicazgos regionales.

6. La discusión del presupuesto 2021. La discusión del próximo presupuesto en el Congreso Local iniciará entre el 15 y 30 de noviembre, para tener como fecha límite el 31 de diciembre para recibirse la propuesta. No hay nada más político que la discusión de un presupuesto y más en época preelectoral. Se espera que habrá encontronazos entre la fracción de Morena y la del PRI y sus aliados.

7. El nombramiento del titular de la Unidad de Inteligencia Patrimonial y Económica. Como ya lo ha venido mencionando en diversos artículos el analista Milton Rojo, este nombramiento marcará una señal a seguir de cómo se jugará para el 2021. Ya que haciendo un símil de lo que es la Unidad de Inteligencia Financiera a nivel federal, será el lugar desde donde se rastree el dinero, lo cual tendrá su impacto en las campañas electorales. El decreto ya se publicó el 8 de junio, el nombramiento puede darse en cualquier momento, seguramente será antes de las elecciones de 2021.

8. La elección del nuevo rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa. La casa rosalina aglutina a más de 200 mil alumnos, académicos y administrativos. La pertinencia de reformar la Ley Orgánica de la UAS y con ello el método de elección de rector para devolverle el poder a los estudiantes se vuelve algo innegable. El Dr. Francisco Morales Zepeda ha promovido una iniciativa de reforma en el Congreso Local y ha sido constante promotor de ella en diversos foros y columnas. Dicho tema es de suma importancia, ya que está por verse si la sucesión a rector será bajo reglas nuevas o con las ya existentes. Esta batalla será un laboratorio y la antesala a la sucesión a gobernador.

Para 2021 muchas voces buscarán hacerse escuchar y tener su influencia pero naturalmente será el Presidente quien marque la pauta. La correlación de intereses nacionales y locales ha hecho que en Sinaloa gobierne un grupo compacto que tiene al menos 20 años en el poder. Un grupo que ha sabido acomodarse y perpetuarse tanto en tiempos de presidencialismo príista como en tiempos de alternancia panista donde los gobernadores fueron virreyes.

¿Estará el Presidente dispuesto a negociar con el Gobernador y los grupos locales la gubernatura para el PRI con tal de asegurar las diputaciones federales para Morena?, ¿quien aspire a gobernar Sinaloa será inevitablemente producto de una negociación entre los intereses nacionales y los intereses locales?, ¿o estarán dadas las condiciones para una imposición central que busque realmente acabar con antiguos cacicazgos y dar inicio a una nueva clase política local?

En cada una de las pequeñas batallas a librarse antes de la sucesión estarán las respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s