Factores más allá de lo local

En un análisis anterior titulado “Todos los caminos llevan a la sucesión” enumeré una serie de disputas locales que serán fundamentales para la definición de la sucesión gubernamental en Sinaloa. Mencioné sin ahondar a detalle que también habría que considerar factores nacionales e internacionales para interpretar la reconfiguración de los poderes. En esta ocasión, me permitiré analizar brevemente factores que a juicio propio considero de mayor relevancia para comprender lo que se aproxima.

1. Caso Genaro García Luna. Las implicaciones políticas de este caso son mayúsculas debido a los posibles personajes involucrados en cada uno de los delitos que se le imputan al ex Secretario de Seguridad Pública y artífice de “La Guerra contra el Narco”, los cuales son corrupción, narcotráfico, delincuencia organizada y falsa declaración. Son muchos los políticos de talla nacional y local los que pueden estar implicados en este caso directa e indirectamente. Quienes pretendan gobernar Sinaloa deberán ser muy cautos de toda la información que existe a partir de las declaraciones de García Luna. En Washington tienen esta información clasificada y seguramente también en el Gobierno de México, la cual sabrán usar para sus fines a su debido tiempo.

2. Caso Lozoya. Este caso es mucho más que un simple caso de corrupción. Tiene un claro mensaje político, el cual inclusive va más allá de la justicia que se vaya a impartir o no. Dicho caso desnuda la corrupción en todos los niveles por parte de todos los partidos políticos tradicionales, lo cual legitima el discurso del Presidente de la República. El famoso Pacto por México y la aprobación de la Reforma Energética han evidenciado la maraña de intereses particulares bajo la complacencia y participación del gobierno anterior, el PRI y los demás partidos. Toda la información que se está generando motivo de las declaraciones de Lozoya son material que se está archivando con miras a las elecciones de 2021. En el caso particular de Sinaloa muchos políticos con aspiraciones pudieran estar en los expedientes, lo cual debe hacerlos andar con pies de plomo.

3. La dirigencia nacional de Morena. Las disputas por el control del partido en el poder también ya comenzaron. Hay varios personajes siendo protagonistas visibles pero en realidad son pocos los grupos que están detrás de todo. Podemos identificar claramente a Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal como los principales interesados en tener alguien afín en la dirigencia del partido. Por lo pronto, la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal ordenó que el INE organice la encuesta con la que se deberá renovar la dirigencia de Morena, y esta determinación perjudica a unos y pone en la antesala del poder a otros. Quien salga beneficiado tendrá influencia directa en la definición del candidato o candidata de Sinaloa.

4. La elección presidencial de Estados Unidos. La decisión por parte del Presidente de la República de pasar el control de aduanas y puertos al Ejército y la Marina se suscitó justo después de su visita con el Presidente Donald Trump y tuvo como argumentación combatir la corrupción en las aduanas, el tráfico de estupefacientes y el contrabando de mercancías. De concretarse esta idea, la cual implica reformar todo un marco jurídico, tendrá consecuencias en la reestructuración de los carteles del narcotráfico y su influencia territorial, económica y política. Esto generará nuevos pactos y nuevas reglas. De la misma forma, la disputa por el poder en Estados Unidos ya está subiendo de tono y para el 3 de noviembre del presente año ya sabremos si Trump se reelige o si tendremos nuevo presidente. No es casualidad que el Instituto Nacional Electoral en México calendarizó el inicio de las precampañas  para el 8 de noviembre, una vez que ya esté definida la elección presidencial del país vecino. La reelección de Trump significaría la reafirmación de los acuerdos entre la actual administración y el Gobierno de México, en cambio, el posible arribo al poder por parte de los demócratas reconfiguraría el escenario político y esto tendría impacto en todas las esferas, sin excluir la importancia geoestratégica que Sinaloa representa para México, Norteamérica y el mundo.

Todo lo anterior, son factores que influirán en la decisión de quién será el candidato o candidata fuerte para gobernar Sinaloa. En agosto ya comenzaron a hacerse notar todos aquellos que habían mantenido una sana distancia en cuanto a sus aspiraciones políticas. Los golpeteos ya comenzaron y las pequeñas batallas en lo local como en el congreso, en el control de sindicatos, de módulos de riegos y de la propia universidad son el preámbulo de la guerra por venir. Septiembre y octubre serán meses de definiciones, negociaciones, traiciones, alianzas, acuerdos y rompimientos para que en noviembre ya haya precandidatos y precampañas. Mientras tanto, seguiremos atentos a lo que ocurre a nivel local, nacional e internacional para tener una mejor lectura sobre el futuro inmediato.

Un comentario

  1. Jorge Miller con un comentario cauto pero real de lo que deben de visualizar los actores del 2021.
    Algunos ya estan en el escenario pero deben de modificar su libreto deacuerdo a los acontecimientos diaros. Lo que hace que algunos sigan en el vigentes y otros vayan dejando los reflectores. Seguiremos pendientes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s