The american dream is over

Luis Morales

Estados Unidos, el Estados Unidos hegemónico que conocemos, sucumbirá de capitalismo, y del capitalismo del género más descarnado. Hace ya unos meses leí en alguna parte decir a un analista que el imperio del norte estaba destinado al fracaso por “el odio que se profiere así mismo”, y puede que haya acertado directo al corazón del problema.

En el interior del imperio se viven procesos de escisión profunda, más allá de las polarizaciones crecientes entre ricos y pobres, o de zonas geográficas hiperdesarrolladas y zonas pauperizadas hasta el abandono, se trata incluso de divisiones que están más allá de las patéticas luchas intestinales por el poder político protagonizado por familias y sectores económicos que han monopolizado la arena partidaria.

En la arena tecnológica, las graves y estratégicas divisiones entre sectores y empresas nos ofrecen signos claros de esa división, que representa el centro del poder real americano. Estados Unidos se desmorona por dentro, en una competencia que semeja una guerra en el Olimpo, sin piedad y sin tregua. La administración del imperio hace ya mucho que perdió la capacidad de coordinar una estrategia unitaria para prevalecer, entre sus empresas estratégicas, entre sus sectores económicos, entre sus zonas geográficas, ya no digamos entres las clases sociales, a la que por tanto tiempo se les dio a beber un elixir llamado “el sueño americano”, mismo que se ha desvanecido por completo.

Como resultado, los campos en los que se dieron cita para destruirse mutuamente los aspirantes a un poder centralizado que ya no existe, pueden verse en la red de instituciones, en las dependencias de seguridad, en los espacios donde se decide la política monetaria, en las universidades, en las salas de reunión de los megaconsorcios tecnológicos y en sus planes de expansión voraz.

El escenario general semeja mucho, y cada vez más, al de una lucha de poder en un espacio social sin instituciones ni reglas. Por eso Estados Unidos nos parece cada vez más familiar. Porque parece una nación desequilibrada, sin leyes y sin prioridades nacionales. Parece una nación tercermundista a la deriva, a la que cualquier reclamo de justicia social elemental le parece una conspiración comunista.

Algunos cantan loas al desarrollo tecnológico que supone que Amazon desarrolle sus propios procesadores para sus servidores con base en la tecnología ARM, al margen de las empresas AMD e Intel, mientras Microsoft, Google y Apple hacen lo propio, perdiendo de vista que eso es posible en el marco de la propia decadencia del imperio americano; otros lanzan vítores al alza espectacular de las criptomonedas, sin apreciar con claridad que eso supone el desplome de un vector esencial del poder estadounidense; otros más minimizan que al presidente se le silencie en medio de una declaración de cara a la nación en todos los medios informativos, cuando eso es más de lo mismo.

En el interior de esa nación se desarrolla una guerra capitalista de pandillas, sin piedad y sin cuartel, que termina por dejarla sin instrumentos para enfrentar a una coordinada, estratégica y disciplinada China, con un tinglado de empresas tecnológicas en desarrollo, con planes y objetivos definidos y con un entramado de instituciones jerarquizadas y operativas.

Si dentro de unas décadas analizamos el triunfo definitivo de China, como el nuevo e irrebatible centro de poder global, y lo consideramos, como solemos, de modo simplista, aludiendo a sus propios e intrínsecos poderes, perderemos de vista la mitad de la historia, y quizá la más esencial. Sería normal, claro, porque así es como los seres humanos creamos y consolidamos un nuevo poder, eliminando las partes fundamentales de la historia y sumergiéndonos en una nueva fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s